Seguridad

Neonatos.com

Neonatos.com es un mundo hecho para niños. Es un lugar seguro con muchas actividades y juegos por descubrir! Cuenta con un chat restringido para mejorar la seguridad.

Seguridad para niños

La seguridad de los niños es muy importante para Distroller. Queremos crear un ambiente seguro y divertido para jugar. El juego fue diseñado con eso en mente. El software no permite que los jugadores manden ningún tipo de información personal a otros jugadores y no es posible tener un chat abierto.

Seguridad de datos

Guardar cierta información de nuestros usuarios es una necesidad de cualquier sitio que requiere registrarse, ya sea de juegos, bancos o webmails. Usamos estos datos para ingresar al jugador cuando regrese al juego y para guardar su progreso. Tomamos la protección de estos datos de manera muy seria. No pedimos ningún tipo de dato personal de los niños cuando se registran en Neonatos.com. No revelamos ni compartimos los datos con nadie. Nunca. Todas las contraseñas están encriptadas. Es imposible leerlas.

Consejos de seguridad online para niños

Se buena onda con los demás.

NO compartas datos personales con nadie.

Mantén tu nombre, edad, domicilio, número telefónico y escuela en secreto.

Reporta cualquier cosa sospechosa que veas a contacto@neonatos.com

Asegurarte que tus padres sepan qué haces en Internet.

No compartas tu contraseña más que con tus padres.

Elige nombres de usuario que no revelen tus datos personales.

Consejos de seguridad online para padres

Instale filtros para proteger a su hijo de sitios inapropiados.

Preste atención al uso que su hijo hace de Internet. Asegúrese de estar al tanto de qué sitios visita, cuánto tiempo pasa en ellos y con quién se comunica mientras navega.

Establezca límites al tiempo que pasa en la pantalla, de modo que haya un equilibrio entre sus interacciones del mundo virtual y real.

Para propiciar un diálogo abierto y desalentar comportamientos no deseados en la red, coloque la computadora familiar en un espacio público de su casa, como la cocina o la sala de estar.

Evalúe la posibilidad de no dejar que su hijo use dispositivos con acceso a internet (teléfonos inteligentes, computadoras portátiles o tablets) en lugares privados de la casa, como el baño o su habitación.

Mantenga un diálogo fluido. Empiece a hablar con su hijo acerca del uso de Internet desde pequeño, y mantenga ese diálogo siempre vivo a medida que va creciendo.

Conozca todas las contraseñas que usa su hijo y explíquele que no debe compartirlas con sus amigos.